¿QUÉ ES LA CANDIDIASIS?

La candidiasis es una infección causada por una levadura de la familia de las Candidas.

Es preciso saber antes que en nuestro organismo conviven normalmente y de forma natural todo tipo de microorganismos, bacterias, levaduras, virus y éstos se encargan tanto de eliminar los residuos del cuerpo envejecido , todas las células que ya han cumplido su labor y otros de ayudar en la formación de tejido nuevo, lo que en medicina se conoce como TURNOVER, o reposición de los tejidos , el cuerpo en sí mismo sólo tiene siete (7) años, en ése lapso de tiempo todas las células del cuerpo, incluidas las duras, también las células cerebrales, se han repuesto, son nuevas. La desaparición de los tejidos viejos , ya usados , ya caducos, se efectúa EN AUSENCIA DE OXÍGENO, y CON LA PRESENCIA DE OXÍGENO trabajan todos los microorganismos que intervienen en la renovación de tejidos del cuerpo, este equilibrio es un equilibrio permanente al cual se refería Claude Bernard , el científico francés que decía : es preciso que se mantenga el equilibrio interno .

No obstante si este equilibrio se rompe, nuestro sistema inmunitario se deprime, el turnover o recambio de tejidos normal no se produce de forma adecuada y los microorganismos que hacen su trabajo en ausencia de oxígeno comienzan a actuar , no porque los estén haciendo mal si no porque al observar que hay un nivel de oxigenación bajo , de circulación pobre, ésas áreas del cuerpo permanecen como si estuviesen muertas y éstos microorganismos tienden a limpiarlo, a eliminar todo lo que hay en ésas áreas , áreas que adolecen de oxigenación, áreas empobrecidas donde no se produce el turnover correcto.

Por ejemplo, lo podemos ver claramente en las uñas, que se vuelven cálcicas, blancas, secas, piel reseca , que se agrieta , es lo que comúnmente conocemos como hongos, pie de atleta, micosis, y donde entra también el tema que nos ocupa: LA CANDIDIASIS, entre ellas también hay otro tipo de cándidas como las de la boca, las del aparato genitourinario y las del intestino.

Iremos mencionando los factores por todos conocidos que aparentemente "provocan" la candidiasis y explicaremos el verdadero funcionamiento de estos diferentes factores:

Exceso de azúcar o carbohidratos refinados: no es que éstos “alimenten” a la bacteria de la candida, para comenzar podemos preguntarnos ¿porqué apetecen esos dulces y harinas refinadas?
Nos apetece porque nuestro nivel de nutrientes y minerales está muy pobre , debido a la pobre oxigenación, no consumimos por una parte estos minerales y por otra no ASIMILAMOS los pocos que consumimos; esto se puede tratar en una primera fase del proceso, dando al paciente melaza de caña con un preparado MINERAL, con el cual vamos a dar por fin al cuerpo lo que ha estado por mucho tiempo requiriendo.

Consumo habitual de agua del grifo: responsabilizamos al fluor y al cloro del agua de la depresión del sistema inmunitario, cuando este proceso agresivo es sólo una consecuencia de ésa depresión que ha sido ya anteriormente provocada paulatinamente por el bajo nivel de oxigenación corporal y la nula asimilación de los nutrientes, por déficit en su consumo y por intoxicación por alimentación inadecuada por otro lado.

Estrés continuo: se dice que un exceso de cortisol deprime el sistema inmunitario, aumenta los niveles de glucosa y destruye la flora bacteriana intestinal, pero no sabemos ¿porqué unas personas se estresan hasta desbordarse y otras personas ante las mismas circunstancias son capaces de superar esos periodos estresantes sin mayores consecuencias? Lo veríamos con mayor claridad si hiciéramos un estudio del tipo de vida y hábitos de alimentación de ésa persona en específico a la que ése período estresante provocó tales estragos en su salud.

Disminución de las secreciones digestivas: La fermentación y putrefacción intestinal, son natural consecuencia de una fatal alimentación y estilo de vida, y un funcionamiento oral inadecuado , es decir, si una persona NO MASTICA de FORMA BILATERAL REFLEJA, existiendo en su boca falta de piezas dentarias, prótesis fijas o removibles mal niveladas de tal manera que le sea absolutamente imposible masticar por ambos lados de forma refleja y cómoda, es de esperar que la comida llegue a su estómago a medio masticar, y como todos sabemos “no tenemos dientes ni muelas en el estómago”, así es que el alimento no sólo no se asimilará, provocando una desnutrición paulatina, si no que entrará en un estado de pudrición teniendo en cuenta la temperatura existente en nuestro organismo , esto se puede apreciar de forma sencilla clínicamente , si observamos en el paciente una fuerte halitosis (mal olor de boca) o dice sentir un hedor particularmente fuerte en sus gases expulsados, todo ello está indicando un estado de autointoxicación constante y por ende el desequilibrio de la flora intestinal y el posible aumento de las cándidas.

Falta de nutrientes: Necesitamos no sólo la cantidad de nutrientes necesarios para mantener el sistema inmunitario sano, regular las hormonas, mantener una producción sana de secreciones digestivas y regular la glucosa, sino que también precisamos que nuestro organismo esté en la plena capacidad para asimilar dichos nutrientes , todo esto son factores de vital importancia para el control de las cándidas. Cuando sufrimos desnutrición, las cándidas tienen total oportunidad de crecer y vemos que ésta desnutrición es consecuencia de:

1. un pobre nivel de oxigenación.
2. incorrecto funcionamiento de las praxias orales (boca)
3. inadecuada asimilación de nutrientes
4. hábitos de alimentación incorrectos
5. autointoxicación.

Muchas personas con candidiasis son tratadas como pacientes hipocondríacos, deprimidos y/o ansiosos. Desafortunamente, mucha gente con candidiasis, que no ha sido debidamente diagnosticada, y por ello, están sometidas a tratamiento con Prozac, Seroxat o ansiolíticos. En parte se debe a que, normalmente, la candidiasis se relaciona únicamente con los síntomas propios y localizados que crea la infección.

Por ejemplo, en general con la candidiasis vaginal sólo se contemplan los síntomas localizados en la vagina; con una candidiasis oral, se presta atención únicamente a los síntomas propiamente de la boca... y los tratamientos son locales. Sin embargo, la candidiasis hay que analizarla en su conjunto viendo al organismo como un TODO INDIVISIBLE, hay que ir más allá de su manifestación localizada.

Cómo hemos explicado anteriormente existe un proceso de permanente autointoxicación para lo que son necesarias de forma imperiosa dos fases de desintoxicación. La fase 1 consiste en la ingestión de nutrientes como el zinc, selenio, cobre, magnesio, melaza de caña, vitaminas B y C, y ciertos ácidos grasos esenciales, que debido a la mala absorción intestinal es muy posible que no se encuentren en las cantidades necesarias para que la desintoxicación se lleve a cabo correctamente. La fase 2 consistiría en lavados intestinales (enemas) con agua de semillas de lino, de café , aceite de ricino ( a tomar también) , o agua de avena y manzanilla.

Este proceso de autointoxicación puede verse empeorado cuando la persona con candidiasis se encuentra en presencia de perfumes, humos u otros químicos inhalantes, provocando migrañas, dolores de cabeza , sensación de fatiga, entre otros síntomas.


De esta manera podemos resumir lo síntomas más comunes en pacientes con candidiasis crónica:

Fatiga Malestar general, Dolores de cabeza , Distensión abdominal, Diarreas y/o estreñimiento, Indigestión, Ardor estomacal, Deseo de comer carhohidratos (dulces, pasta, pan, etc), Depresión, Mareo, Sensación de resaca por las mañanas, Dolor de articulaciones y músculos, Molestias vaginales (picores, irritación, heridas etc) , Retención de líquidos ,Insomnio, Infecciones crónicas, Alergias, Picor anal, Afonía, Congestión nasal, Ahogo, Problemas de uñas , Molestias oculares y de oídos .

Las enfermedades y desequilibrios relacionados con una candidiasis crónica son: Enfermedad de Crohn, Colitis, Síndrome del intestino irritable, Artritis reumatoide, Lupus, Asma ,Psoriasis y eccema , Sinusitis, Esclerosis múltiple, Fibromialgia, Síndrome de la fatiga crónica, Hipotiroidismo, Hipoglucemia, Depresión y estados de ansiedad , Anemia, Acné, Urticaria , Alergias.

Por tanto nos queda claro que el tema de la candidiasis no se limita a una sintomatología localizada, si no a un estado general de todo el organismo o sistema inmunológico ,que nos señala el pobre nivel de oxigenación, la desnutrición y el proceso de constante autointoxicación en el que está viviendo el paciente en cuestión.